Agencia de Comunicación No Solo Una Idea El marketing de las buenas vibraciones | Agencia No Solo Una Idea
El marketing de las buenas vibraciones
06 Oct 2016

El marketing de las buenas vibraciones

Un colorido paisaje, un plato de ensalada,

06 Oct 2016

Un colorido paisaje, un plato de ensalada, una carretera en mitad de la nada y hasta un mullido cojín con la frase Good morning people. Todo son “buenas vibras” en esta nueva era slow-life en la que todos intentamos ser un poquito más felices y ¿menos materialistas? en un mundo de prisas y horarios imposibles.

¿Somos menos materialistas? ¿o simplemente queremos cosas diferentes? Más bien la segunda opción. El marketing lo sabe y por eso se ha dejado llevar por el frenesí de esta corriente en la que el claro protagonista son las emociones, y no el producto. Tiempo atrás, los compradores valoraban la durabilidad de un producto, o su resistencia, pero hoy en día los consumidores quieren establecer nuevos vínculos con las marcas, mejor dicho, con las lovemarks, que son aquellas que se relacionan con sus consumidores de un modo más cercano y personal. No es el proceso de compra de una noche, los consumidores quieren una relación más profunda, quieren afecto, valores y emociones. Sí, los consumidores buscan sentir ese ‘algo’, esas mariposas en el estómago, esas good vibes para decidirse por los productos de una marca u otra.

Sabiendo que el marketing emocional es lo último, ¿se estarán pasando las marcas con tanta emoción y estarán dejando de lado el producto? ¿hay una sobreexplotación de los sentimientos? Parece que sí y que las marcas pueden vender casi cualquier cosa echando mano de emotivas historias.

EJEMPLO CENOLOGÍA O CÓMO UTILIZAR LA FAMILIA PARA VENDER MUEBLES DE COCINA

 

Lo que proponen las estrategias de marketing emocional es que para dejar huella en el consumidor hay que proporcionar redes estimulantes basadas en el placer y en el bienestar, acompañando al individuo en situaciones especiales y únicas. Esta generación de sentimientos se consigue a través de la publicidad, que es uno de los principales puntos de contacto con el cliente.

EJEMPLO WANDERLUST O CÓMO UTILIZAR EL ESPÍRITU AVENTURERO MODERNO PARA VENDER UN COCHE

 

El despertar emociones en el consumidor para que compre un producto es una estrategia de marketing pura y dura, las marcas lo saben y los compradores saben que lo saben. Entonces, no parece que se lleven a engaño. Simplemente ahora a los consumidores nos gusta que el producto llegue envuelto en un halo de buenas experiencias, belleza y felicidad. Y eso es lo que las marcas nos dan.

¿Que opináis? ¿Compramos el producto por el packaging o por el interior?

 

Dejar un comentario
MAS POSTS
Comentarios
Comentario